Orfandad europea

“Ojalá en esta prueba terrible de la nueva peste hubiera aflorado algo de patriotismo europeo. Pero no. A quienes lo vislumbrábamos nos engañó un espejismo. No existe ni el embrión de unos Estados Unidos de Europa. Por supuesto que la tragedia en Italia, por ejemplo, nos duele. Nos duele más que otras porque el kilómetro sentimental sigue y seguirá vigente. Pero sentiríamos lo mismo sin la Unión Europea, y al constatar este fracaso, esta absoluta ausencia de algo parecido a un patriotismo europeo, reconozco un error. Me contraría recordar que cuando hablaba de «compatriotas europeos» en la campaña de 2014 al Europarlamento era puro voluntarismo lo que me movía. La Unión Europea no ha sido capaz de darnos ni una milésima parte del consuelo que puede ofrecer el Jefe de tu Estado en una intervención plana.

Es más, uno valora la calidez de Macron cuando se dirige a los franceses, y aun la crudeza sincera de Merkel cuando les suelta a los alemanes que se preparen para un contagio del setenta por ciento de la población. Y puede llegar a admirarlos… como algo ajeno. Nadie que haya hablado a los europeos en su conjunto ha sido capaz de conmover. Y conmover es lo propio de los artistas, siempre, y de los estadistas cuando pintan bastos.”

Juan Carlos Girauta, en el artículo ‘Reflexiones de un confinado‘.
ABC, 21.03.2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s